Como cobrar correctamente tus servicios como Diseñador

Tips para Creativos: Cómo Paquetizar Tus Servicios y Cobrar Correctamente

 

¿Te ha pasado que al recibir el pago por un trabajo te preguntas a ti mismo… Será que podría haber cobrado más?

Eso es normal, no te preocupes.

Lo importante, es que la próxima vez lo recuerdes y te arriesgues a cobrar un poco más.

Por eso hoy te voy enseñar a definir tus servicios de manera clara y a cobrar por ellos de manera justa.

Pero para eso, vamos a arrancar desde el principio.

Todo comienza cuando te decides a ser independiente ofreciendo tu experiencia y tus conocimientos a tus clientes. El siguiente paso en el camino hacia el emprendimiento creativo es: Decidir exactamente qué vas a ofrecer y cuánto vas a cobrar por ello.

 

Unir estos dos pasos – paquetizar tus servicios y definir tus precios – puede resultar complicado, sin importar si estás comenzando o si simplemente estás evaluando tu situación para posicionarte y conseguir mejores clientes.

Por eso, hoy quiero compartir contigo algunos consejos que deberías tener en cuenta al momento de definir tu portafolio de servicios y tus precios.

De esa manera podrás estar tranquilo de que vas por el camino correcto y podrás dedicarte a lo que realmente te gusta hacer. ¡Crear!

 

Como paquetizar tus servicios de diseño

Crear servicios paquetizados es el primer paso que debes dar para saber cuánto puedes cobrar por tu trabajo. Los paquetes que ofrezcas a tus clientes en realidad dependen de los servicios que ofrezcas generalmente y con los que te sientas más cómodo.

Sin embargo, debes tener en cuenta que existen dos maneras de paquetizar y ofrecer tus servicios, así que vamos a verlas.

 

Un paquete de servicios Todo Incluido

Personalmente, pienso que es la forma más eficaz y rentable de ofrecer un servicio completo de diseño y estrategia.

Un paquete todo incluido puede darle a tu cliente todas las herramientas necesarias para posicionar y propulsar su marca o su producto de manera homogénea y encaminada hacia unos objetivos claros.

Por ejemplo: Si ofreces un diseño de logotipo, lo más recomendado es que tu paquete todo incluido, incluya elementos como: tarjetas de presentación, papelería, manual de identidad y de aplicaciones e incluso material predefinido para usar en redes sociales o material de comunicación en general.

No se trata solo de venderle más al cliente, se trata de ofrecerle un servicio integral.

La mayoría de creativos buscamos ofrecer este tipo de servicios -más completos- por algunas razones como:

Evitar que tu cliente deba buscar en diferentes lugares y con diferentes personas para completar los elementos que necesita, ahorrándole tiempo, dinero y estrés.

 

Da la posibilidad de tener una visión mucho más sólida y homogénea de la marca en todos los elementos. Lo cual te permite a ti como creativo más libertad a la hora de proponer ideas.

Ofrece la oportunidad de concretar proyectos más sólidos que te permiten posicionarte como un amigo de tu cliente y no un simple empleado externo.

Evidentemente un paquete todo incluido tiene un costo mayor, así que podrás ganar más. Sin necesidad de buscar nuevos clientes, pasar más propuestas o realizar más llamadas y reuniones.

También puedes, por ejemplo, ofrecer un paquete todo incluido que cuente con: Sitio Web, Landing Page, Banners e Imágenes para redes sociales.

“Depende de ti convertir tus servicios básicos en una solución integral”.

 

Un Servicio a la Carta

La alternativa para el paquete todo incluido es una oferta que le permite al cliente seleccionar los elementos/servicios que necesita para su empresa (como cuando vas a un restaurante y seleccionas el plato que deseas).

Este tipo de ofertas son muy útiles cuando sientes que un cliente no está listo para adquirir tu servicio todo incluido o en ocasiones cuando únicamente necesita un servicio puntual que tu estás en capacidad de ofrecer.

Esto se ve cuando el cliente ya tiene una marca sólida que ha trabajado con alguien más y únicamente desea agregar ciertos elementos.

Por ejemplo, necesitan un diseño de presentación para su empresa, una landing page, o un video corto de promoción.

Si tu ofreces este tipo de servicios a la carta, es importante que lo comuniques claramente en tu sitio web y en tu comunicación en general.

 

En resumen, lo recomendable es tener un producto “todo incluido” como tu oferta principal y además crear una lista de los servicios “a la carta” que puedes ofrecer.

Dejando claro que esos servicios puntuales pueden ser contratados por separado o varios a la vez y que cada uno puede tener un valor diferente.

Generalmente resulta más costoso contratar los servicios puntuales que sí hacen parte del paquete Todo incluido.

La idea es que tu servicio Todo Incluido, aunque pueda parecer menos rentable que tus servicios individuales, te ahorrará tiempo a nivel empresarial y te permitirá tener un mayor ingreso de manera asegurada.

Eso es todo por ahora en temas de servicios…

Ahora que ya tienes una idea de cómo puedes paquetizar y mostrar tus servicios para tus clientes, vamos a ver cómo y cuánto puedes cobrar por ellos.

 

Cómo definir el precio de tus servicios

Luego de la famosa pregunta, ¿“Como consigo clientes?” el desafío más común de los creativos es cuanto cobrar por sus servicios.

Me encantaría tener una fórmula mágica para darte la respuesta exacta y adecuada que te ayude a definir tus precios de la manera correcta, pero la verdad es que el precio siempre depende de tu perfil profesional, lo que estás ofreciendo y a quien se lo estás ofreciendo.

Sin embargo, existen ciertos puntos a tener en cuenta cuando intentas definir lo que quieres cobrar en tu próximo proyecto.

Vamos a verlos.

 

Tu experiencia en la industria

Uno de los puntos más importantes para comenzar cuando estás definiendo tus tarifas es preguntarte qué tanta experiencia tienes. Esto obviamente será difícil de definir para ti si apenas estás comenzando o si sientes que no estás cobrando lo suficiente.

Por otro lado, esta referencia funciona mucho mejor para aquellos que ya llevan cierto tiempo en la industria.

Así que cuando vas a definir tus tarifas basado en tu experiencia, debes preguntarte lo siguiente:

  •     ¿Cuál es tu experiencia, comparada con tu competencia?
  •     ¿Cuántos proyectos similares has hecho en los últimos años?
  •     ¿Tienes algún tipo de experiencia diferenciadora que te posicione como un experto?
  •     ¿Vas a poder realizar el proyecto sin ayuda externa?

Esa última pregunta es muy importante, porque si al comprometerte en algún proyecto vas a pasar tu tiempo aprendiendo cómo hacerlo, tus tarifas deberían ser más bajas porque no tienes experiencia y estarás practicando con tu cliente.

 

Al tener en cuenta los 4 puntos anteriores vas a saber si te sentirás tranquilo y satisfecho al tomar ese proyecto basado en la experiencia que tienes en el tema, la industria o la técnica.

Si no tienes experiencia en el tema tus tarifas no deben ser iguales a las de alguien con años en ese sector. Sin importar la experiencia que tengas en otros campos.

 “Si cobras tus tarifas justificando razones personales (tiempo, esfuerzo, experiencia, competencia, etc.). El cliente siempre querrá buscar una solución más económica”.

 

Cobrar por Horas VS Precio Fijo

Otro tema importante a tener en cuenta es el costo de ofrecer tus servicios a tus clientes.

La mayoría de creativos en sus inicios definen sus tarifas en precios fijos (Yo lo hacía al inicio). Esta es una buena técnica cuando estás empezando, ya que de esa manera los clientes se sienten más cómodos sabiendo exactamente cuánto van a pagar y nosotros como profesionales sabemos cuánto vamos a generar de ingresos por un proyecto.

Una cifra exacta le permite a tu cliente saber de antemano si su presupuesto le permitirá adquirir tus servicios o no.

Mientras que una tarifa por horas, lo puede hacer dudar sobre tu disposición a tardar más tiempo del necesario y eso le resultará en pérdidas a él. Sobre todo si luces como un principiante.

Sin embargo, existen ciertas circunstancias donde puedes llegar a cobrar por horas.

Por ejemplo…

Cuando un antiguo cliente te contacta para realizar algunos cambios puntuales a un trabajo anterior. Al ser algo puntual, que las dos partes conocen o tienen cierta experiencia en su desarrollo, puede ser más fácil cobrar por horas de trabajo.

 

Eso puede suceder igualmente cuando tienes un nuevo cliente que llega con un proyecto pequeño, pero que te puede abrir la puerta a algo más grande en el futuro.

Mi recomendación para cobrar por horas, es que lo uses únicamente en proyectos que te tomen menos de un día de trabajo (8 horas máximo).

Yo sé que muchos creativos (incluso con años en la industria) cobran de manera diferente y pueden realizar proyectos enteros basados en tarifas por horas o por días.

Pero mi recomendación si quieres crecer y posicionarte como un verdadero profesional de confianza, es que dejes de cambiar tiempo por dinero, tan rápido como puedas.

"Enfócate en tu experiencia y en el valor que le aportas a tu cliente al momento de paquetizar tus servicios y definir tus tarifas."

 

Cuál es el Valor que le Aportas a Tus Clientes

Get Started Now With Shutterstock

Esta es la mejor opción si realmente quieres tener un estilo de vida creativo que te permita cobrar tarifas premium por las soluciones que puedes ofrecer a tus clientes.

Pero solo funciona, cuando realmente estás posicionado y tienes las herramientas para demostrar tu valor.

¿Alguna vez te has puesto a pensar cuánto cuesta crear un sitio web que nadie lo visita?

Ahora dime…

¿Cuánto crees que cuesta crear un sitio web que genera ventas? (y no hablo de una tienda en línea)

Puede ser el mismo tipo de sitio web (técnicamente), pero el segundo vale mucho más que el primero, porque consigue resultados.

Esa es la diferencia entre vender un servicio basado en horas, en experiencia o en tarifas estándares a ofrecer una solución a un problema y cobrar por ello.

 

Acá no se trata de cuánto tiempo te tardas haciendo un proyecto, o cuántos años llevas haciendo lo mismo, ni cuáles son las tarifas promedio en tu sector.

Esta manera de definir tus tarifas está basada únicamente en las necesidades de tu cliente y lo que le puedes ayudar a lograr.

  • ¿Qué necesita?
  • ¿Qué desea lograr con el proyecto?
  •  …y ¿qué tanto puedes tu ayudar a lograr esos objetivos?

Esas son las preguntas que debes hacerte y hacerle a tu cliente antes de usar este tipo de tarifas.

Cuando cobras basado en el valor que tu trabajo representa para tu cliente. Es en ese momento cuando tu trabajo es igual de valioso para las dos partes. Mucho más que cualquier tarifa hora o el precio que cobra tu competencia.

Pero para ello tienes que demostrar tu valor y llegar al momento del cierre de la venta en una posición de experto, así tu cliente verá tu trabajo como una solución a su problema y no como un simple pedido a domicilio, ahí es cuando podrás vivir haciendo lo que te apasiona.

Ahora que ya conoces las opciones para ofrecer tus servicios y definir sus precios…

¿Cuéntanos como paquetizas tus servicios y cómo cobras por ellos?

¿Sabemos que muchos creativos ya tienen claras sus tarifas y sus servicios, pero… no te gustaría cobrar más por tu trabajo y poder tener más tiempo para ti?

Déjanos un comentario con tu opinión y cuéntame cómo haces para definir tus servicios y como le das un precio a cada uno.


¿Te ha gustado lo que has leido?
Comenta y compartelo con tus amigos
Te Puede Interesar:

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates