Cómo diseñar la portada de un libro

Un escritor en una librería seguramente quedará impresionado por la cantidad de energía creativa en todas las portadas de los libros y abrumado por cómo se destacará el suyo propio. De una forma u otra, tendrá que hacerlo.

Ya es de conocimiento común que los lectores compran con los ojos. Buscan la familiaridad, pero al mismo tiempo anhelan la sorpresa, algo nuevo y refrescante. Quieren un libro que puedan estar orgullosos de sacar y leer en un café o hacerlo en su e-reader. Cada año se publican tantos libros que un buen diseño de portada de un libro debe comunicar que las páginas que contiene merecen el tiempo y la atención del lector.

En esta Guía del diseñador, veremos cómo hacer que la portada de un libro cuente una historia a los lectores antes de que abran la primera página.

Antes de comenzar el diseño de un libro hazte estas preguntas:

¿Quién es el autor y cuál es su proyecto?

El autor escribió el libro. El proceso de diseño debe comenzar con ellos. Si el autor es un debutante, podrían estar descubriendo esto al mismo tiempo. ¿Es joven y prometedor o establecido y confiable? ¿Tiene libros anteriores que ya han establecido una expectativa de cómo debería ser una portada?

¿El género (ciencia ficción, romance, terror, etc.) tiene un estilo establecido?

La ficción comercial son libros que encajan sólidamente en un género. Ejemplos de ficción comercial (o de “género”) son el romance, los thrillers, la fantasía, el terror y la ciencia ficción. Estos géneros tienen estilos de diseño de portada que se establecieron hace décadas. Dado que el objetivo de una portada es vender libros, la portada de un título comercial debe seguir, o al menos evocar, a quienes marcan el estándar de ese género en particular. Un planeta (que no es la tierra) envía un claro mensaje de ciencia ficción; una pareja envía vibraciones románticas. Un paisaje desolado puede ser fantástico o distópico. La clave es abrazar lo esperado y encontrar la manera de crear algo sorprendente y nuevo.

Las mejores portadas de libros de 2019, por géneros literarios. Vía WMagazín. 

Los libros literarios suelen abarcar uno o más de estos géneros y se definen por una escritura de alta calidad y profundas historias humanas.

Portadas literarias que revelan poco en términos de trama, pero ¿no te dan ganas de leerlos? Vía LitHub.

Los títulos "de alta gama" son libros que están bien escritos y que al mismo tiempo conservan la legibilidad y la accesibilidad del género. Suelen ser opciones populares para programas de lectura y clubes de lectura porque son lecturas agradables que también tienen temas poderosos que estimulan la conversación. Sus portadas a menudo combinan elementos literarios de su género en particular para atraer el interés de la mayor audiencia posible.

Las mejores portadas de libros de alta gama de 2019 según EL País.

¿Dónde se venderá el libro?

El lugar donde se venderá un libro puede tener un gran impacto en el diseño de la portada. Con el reciente auge de los e-readers, algunos autores eligen el camino de solo publicar sus obras en e-books, evitando por completo el formato impreso. El diseño será diferente si el libro solo se vende en Amazon (potada como thumbnail). El texto tiene que ser más grande y llamativo a medida que el consumidor se desplaza por cientos de títulos en una pantalla. Un libro impreso vivirá en un estante en una librería donde el consumidor puede recogerlo, hojearlo y tener una experiencia más táctil.

Portadas de libros para e-books.

¿Conoces el contexto del libro?

Un punto importante para tener más claro el diseño de portada, es tener la disposición de “leer el libro”, con el fin de conocer la historia, trama, personajes, lugar y tiempo donde se desarrolla. Así pues, esto puede ayudar a tomar pasajes del mismo libro que el diseñador puede usar para sintetizar de mejor forma la idea de portada y usar su talento e imaginación.

Con lo anterior, investigar un poco sobre cada género literario también es fundamental, para tener en mente un diseño de portada que sea el adecuado para el público objetivo. Esto se puede conseguir teniendo el conocimiento sobre figuras retóricas como, por ejemplo: metáfora, sinécdoque, metonimia, ironía etc.

 

Información a recopilar

Formato

Pregunta primero si la portada del libro se usará en formato impreso, electrónico o ambos. Esto es relevante para las notas de diseño mencionadas anteriormente y también porque la impresión y la web usan diferentes tipos de color. Si el libro será impreso, averigua en qué formato y tamaño.

Los formatos incluyen: tapa blanda, tapa dura o encuadernación. Los libros de tapa dura se pueden hacer con sobrecubiertas o con las imágenes de la portada impresas directamente en la caratula. Los libros pueden tener casi cualquier tamaño que un diseñador pueda imaginar, pero es aconsejable pensar realmente qué es lo mejor para el libro antes de seleccionar arbitrariamente un tamaño. Cuanto menor sea el tamaño de recorte, menos palabras por página. Un libro de 300 páginas se volverá extremadamente grueso si se diseña demasiado pequeño, mientras que un libro más grande debe tener una buena longitud para que no parezca endeble y más como una revista o un folleto.

Copias

Esto puede incluir: copia frontal, copia de la contraportada (también conocida como "copia de solapa"), biografía/foto del autor, notas publicitarias y patrocinios.

Gráficos

La información gráfica puede ser menos divertida pero muy pertinente. Los ejemplos incluyen logotipos del autor y de la editorial, así como códigos de barras para que el libro pueda venderse en las tiendas.

Presupuesto

Tanto el diseñador como el autor deben ser conscientes de los costos adicionales que pueden acumularse durante el proceso de diseño de la portada. Esto incluirá (pero no se limita a) licencias de fuentes, imágenes de archivo, identificador ISBN y código de barras.

 

El proceso de diseño de libros en 7 pasos

Ahora que has reunido toda la información en un solo lugar, ¡es hora de comenzar el proceso de diseño!

1. Comprender los elementos de una portada

La portada de un libro tiene tres partes obligatorias: la portada y la contraportada, conectadas por el lomo. Las páginas de un libro de bolsillo se pegan con una cubierta de papel y luego se cortan a la medida. Las páginas de un libro de tapa dura se cosen o pegan en un “estuche” hecho de cartón que luego se cubre con tela o papel. La cubierta de papel envuelve el libro e incluye solapas a ambos lados. Cuando se abre un libro de tapa dura y se ven páginas en color o impresas pegadas a las tablas, se está viendo guardas, un hermoso conjunto adicional de páginas que los diseñadores pueden usar para unir un proyecto de libro.

Anatomía de la portada de un libro.

En muchas imprentas, hay muchas otras opciones premium disponibles, incluidos pesos de papel más gruesos, tapas duras envueltas en lino, estampado, barnizado y realzado. Estas opciones agregan un alto valor a el diseño de la portada, pero también aumentan el costo de cada libro.

 

2. Investiga el mercado

Considera algunas pautas: el género narrativo se vende mejor en rústico mientras que la ficción literaria, los thrillers y las biografías se venden bien en tapa dura. Si es un libro que un lector puede llevar en un avión o a la playa, tiene que ser un libro de bolsillo. Las bibliotecas prefieren los de tapa dura. Ten en cuenta el precio: no diseñes una tapa dura de USD$34 para un título para adultos jóvenes (que tiende a costar alrededor de USD$12 y alcanza un máximo de USD$17.99).

 

3. Elije una dirección de diseño

Un gran diseño que conecta la portada y la contraportada de manera cohesiva. Vía Nevergohungry.

A continuación, es importante considerar cuál será la dirección del diseño y cómo se ajustará a la visión que tiene el autor de su libro. Hay muchos libros hermosos, pero no todos los diseños funcionarán para todos los libros. Considera la entrada del autor o editor. Crea un moodborad de títulos comparables con portadas exitosas y grupos de libros. Ve a una librería local o biblioteca y manipula libros para tener una idea de los diferentes grosores y materiales del papel. Toma notas sobre lo que te gusta y lo que no; esa información podría resultar útil más adelante en el proceso de diseño de la portada si te topas con un problema.

 

4. Averigua qué debe enfatizar el diseño

Piensa en la portada o el frente de la sobrecubierta como una extensión del plan de marketing del libro. ¿Cuál es el elemento más importante de la historia, lo que la hace única, que ayudará al lector a seleccionar el libro? ¿Es un personaje del libro? ¿El estilo de escritura? ¿El escenario donde se desarrolla el libro o el tema de la historia que cubre? Si el libro es similar a un best seller de gran éxito, piensa en formas en las que pueda evocar sutilmente ese título sin crear una copia barata.

Tal vez el autor esté considerando escribir una secuela o planee convertir el título en una serie. Piensa en cómo los títulos futuros podrían vincularse en el diseño con el primero para construir la marca del autor. Si el autor es bien conocido, la pieza de marketing más fuerte podría ser su nombre. Pero para la mayoría de los autores, el libro tiene que estar solo y causar una buena impresión entre sus competidores en una estantería.

Esta serie considera cuidadosamente la posibilidad de conectar los libros del autor en una sola serie que definen su marca. Vía Meella.

 

5. Elección de gráficos y fuentes

Una de las mejores cosas de las portadas de libros es que casi no hay estilo gráfico que no funcione. Los escritores tienen una imaginación desenfrenada, y el trabajo del diseñador es crear una portada que represente todos los maravillosos mundos que crean sus páginas.

La desventaja de esto es que reducir un estilo puede ser un desafío. Las portadas de los libros pueden presentar una fotografía, una ilustración o un diseño abstracto. Pueden presentar de todo, desde garabatos caricaturescos hasta tipografía moderna y austera.

Una portada que usa una fotografía  y tipografía fuerte del autor como parte de un brand ya establecido. Vía Meella.

Considera qué mensaje envía el estilo gráfico al cerebro de un comprador de libros. Una fotografía de la ciudad de Nueva York no debe usarse para un libro que no esté ambientado en Nueva York. Los tipos de letra suaves y los entornos naturales se utilizan a menudo en la ficción de mujeres, mientras que las fotografías antiguas implican un entorno histórico.

También vale la pena señalar: piensa detenidamente de dónde obtienes tus imágenes. Si bien muchos libros en los estantes tienen imágenes de archivo, corre el riesgo de que salga otro libro con casi la misma portada.

Lo mismo ocurre con las fuentes. Elije tipos de letra que sean apropiados para la época en la que se desarrolla el libro. Un sans-serif en negrita podría funcionar maravillosamente para un libro ambientado en el espacio 200 años en el futuro, pero fallar por completo para un libro de no ficción sobre la segunda guerra mundial.

 

6. Recopila comentarios

A veces, una "gran portada" no es una gran portada para un libro en particular. Cuantos más pares de ojos tenga en el diseño, mejor se podrá evaluar si una portada está enviando el mensaje correcto a una amplia franja de personas. Comienza con tu propio juicio y luego obtén el del autor. A partir de ahí, deja que personas ajenas prueben la portada sin contexto. Pregunta cuáles son sus suposiciones sobre el libro. Si la portada presenta a un niño, podrían preguntar: "¿El narrador de esta novela es un niño?" Pueden señalar que un diseño les parece divertido o desgarrador.

Hubo muchas quejas sobre la portada de esta novela poética sobre una mujer empoderada. Diseñado originalmente de una manera que se apoyaba demasiado en la sensualidad e ignoraba los elementos más sutiles del libro. Vía Amazon.

 

7. Conocer lo que necesita la imprenta

El archivo final de un proyecto de libro será un archivo plano que contenga toda la información gráfica y de texto pertinente para la portada y la contraportada, el lomo y las solapas (si el proyecto las tiene). El impresor querrá esto como un archivo ancho que pueda imprimir y cortar o doblar para que quepa en el libro final. La mayoría de las imprentas prefieren archivos PDF de alta calidad, pero otras aceptan archivos .ai o .eps. Todos los colores deben ser CMYK para la impresión.

Si se solicita algún proceso de impresión especial (como el estampado de papel de aluminio), es probable que tengas que crear un segundo documento que actúe como una guía sobre dónde se desea que vaya el papel de aluminio. Algunas imprentas administrarán cuidadosamente qué tan cerca irá el texto de los bordes del lomo al proporcionar una medida específica.

Plantilla para impresión de portada de libro. 

Los impresores querrán que el archivo de portada tenga sangrado completo, lo que significa que todas las imágenes o elementos se extiendan más allá de la línea de corte y no dejen un margen en blanco. Cada impresora es diferente, por lo que si bien existen estándares de la industria (0,125 a 0,25 pulgadas en cada lado), es mejor comunicarse directamente con la impresora para asegurarse de que el archivo esté configurado perfectamente. Incluso un pequeño error de cálculo puede hacer que el texto no se imprima en el lomo y termine en la portada o la contraportada. Para mas información lee nuestra guía "Como configurar el diseño de un libro antes de enviar a la Imprenta".

 

Conclusión

Ver la imaginación de un autor cobrar vida en forma de una hermosa portada para de libro es el sueño de todo escritor. Una portada hermosa y profesional que realmente venda un libro es una valiosa herramienta de promoción; un editor tradicional nunca omitiría este paso. Con suerte, ahora como diseñador te sentirás seguro para abordar más proyectos en el diseño de portadas de libros.

 


Aprende más, con este curso online: Introducción al diseño de portadas para libros

Aprende las bases y el proceso para diseñar la cubierta de un libro de principio a fin junto al diseñador y director de arte de grandes editoriales como Grupo Planeta o Penguin Random House, Daniel Bolívar.

IR AL CURSO

 

Te puede interesar: