Diseño de fuentes tipográficas: 17 consejos para crear tu propia tipografía

¿Tiene problemas para encontrar la fuente adecuada para un proyecto? ¿Y si diseñas tu propia tipografía? Si alguna vez lo pensaste, pero nunca llegaste a dar el paso, puede que fuese por no saber cómo hacerlo ni por dónde empezar. 

No te preocupes, aquí te mostramos cómo crear tu propia fuente tipográfica.

Se ha escrito mucho sobre el diseño de fuentes, pero ¿por dónde empezar si deseas crear tu propio tipo de letra? Los diseñadores e ilustradores que son nuevos en la disciplina deberán comprender los primeros pasos prácticos, el software común y las primeras consideraciones para comenzar.

Para asegurar de que estás comenzando en el camino correcto en el diseño de fuentes y tipos, vale la pena inscribirse en un curso corto de diseño de tipos, ya sea en una escuela de diseño o en línea (más adelante te compartimos algunos excelentes curso). Pero si eso no es posible (y sabemos que es complicado en este momento), estos consejos te ayudaran a comenzar a crear tu propio diseño de fuente.

En este artículo, te guiaremos a través de los pasos a seguir para un diseño de una fuente perfecta. ¿No tienes tiempo para crear tu propia fuente? Navega por nuestra web (usando el buscador) y checa todas las fuentes gratuitas que hemos publicado en nuestro blog para diseñadores profesionales.

 

1. Diseña un brief

Diseñar un tipo de letra puede ser un viaje largo, por lo que es prudente tener una visión clara de su propósito. Puedes comenzar con algo puramente expresivo. Sin embargo, la práctica habitual en el diseño de fuentes es crear un tipo de letra en respuesta a un resumen. Desarrollar tu propio brief requerirá inevitablemente investigación y reflexión. ¿Cómo se utilizará? ¿Es para un proyecto específico o solo para uso personal? ¿Hay algún problema que puedas resolver? ¿Cómo podría encajar tu tipo de letra en un paisaje junto con diseños similares? ¿Qué la hace única?

Las opciones son amplias. Se han creado tipos de letra, por ejemplo, específicamente para textos académicos, a fin de proporcionar mejores sistemas numéricos para documentos de ingeniería o como un elemento único para letras públicas. Solo cuando sepas para qué se utilizará realmente tu tipo de letra, podrás comenzar realmente con el diseño.

 

2. Toma decisiones fundamentales

Hay una serie de elecciones que debes tomar desde el principio. ¿Será un tipo de letra serif o sans-serif? ¿Estará basada en un implemento de escritura o será más geométrica? ¿Su diseño será una cara de texto, cómodo en tamaños pequeños y adecuado para documentos largos? ¿O será una pantalla con un estilo imaginativo que funciona mejor en un tamaño más grande?

En los cursos se sugiere que diseñar un tipo de letra sans-serif puede ser más desafiante para los principiantes, porque las características que proporcionan a estos tipos de letra por su identidad son mucho más sutiles.

Si eres un diseñador de tipos más avanzado, es posible que desees explorar el mundo de las fuentes variables. Como sugiere su nombre, las fuentes variables permiten a los diseñadores tipográficos personalizar sus letras, lo que esencialmente permite que una fuente actúe como múltiples fuentes.

 

3. Empieza de cero

Puedes decidir comenzar por digitalizar tu propia letra. Este puede ser un ejercicio de práctica útil, pero debido a que la escritura a mano es tan individual, sin mucho refinamiento, tu tipo de letra podría restringirse al uso personal. 

También debes evitar basar tu diseño en el contorno de un tipo de letra existente. 'Helvetica with wings' no va a producir una tipografía mejor ni te ayudará a desarrollar tus habilidades como diseñador tipográfico. Esto debería ser evidente, pero hemos sabido que tipos de letra como estas no tienen mucho éxito.

 

4. Usa tus manos

Incluso si eres un maestro de curvas de Bézier, recomendaría definir las formas de tus letras a mano en primera instancia. Articular ciertas formas a través de una computadora al establecer tu diseño puede ser complicado y llevar mucho tiempo.

Intenta crear formas elegantes en papel para los primeros caracteres antes de refinarlos digitalmente. Luego, se pueden construir más caracteres en la pantalla haciendo coincidir características clave, como terminaciones de terminales y anchos de trazo.

Ten en cuenta que la mano dibuja naturalmente curvas más suaves y precisas en un arco cóncavo girado por el brazo y la muñeca. Para aprovechar esto, sigue girando tu papel en lugar de ajustar su posición o dibujar contra este punto de pivote.

 

5. Empieza con 'caracteres de control'

Diseñar ciertos caracteres primero puede ayudar a establecer el estilo de tu tipo de letra y armonizar a los demás elementos. Suelen denominarse "caracteres de control". En un tipo de letra latino en minúsculas serían la 'n' y la o, y en mayúsculas, a menudo se usan 'H' y 'O'. 

En algunos cursos, agregan constantemente a estos, construyendo la palabra 'adhesión', que se usa para probar las proporciones básicas del tipo (aunque inicialmente, era 'adhesión' dejando la complicada 's' para más adelante).

 

6. Muévete a tu computadora

Hay una variedad de formas de llevar tus dibujos a la computadora. Algunas personas abogan por los programas de trazo vectorial, sin embargo, algunos prefieren trazar manualmente sus dibujos porque quieren un control total sobre dónde van los puntos de sus curvas.

La mayoría del software requiere un dibujo bien definido para trabajar con eficacia, por lo que cuando estés satisfecho con un diseño esbozado, intenta delinearlo con un bolígrafo de punta fina (para obtener un borde de forma) y luego rellena la forma con un marcador.

Luego puedes tomar una foto con la cámara de tu teléfono y pasarla a tu computadora.

 

7. Elije el software adecuado

Muchos diseñadores con experiencia en diseño gráfico optarán directamente por Adobe Illustrator para comenzar a dibujar su tipo. Para dibujar formas de letras individuales y experimentar, esto está bien. 

Sin embargo, pronto se vuelve obvio que esta, simplemente no es la herramienta adecuada para crear una tipo de letra. Desde el principio, se beneficiará de trabajar en un entorno que te haga pensar en el espaciado entre letras y la creación de palabras.

Hay una serie de opciones, según las preferencias personales, pero FontLab StudioGlyphs y Robofont son todos software populares de diseño de tipos usados entre la comunidad de diseño. 

Los programas no son baratos, pero Glyphs tiene una versión 'Mini' para Mac, con algunas funciones eliminadas que es poco probable que los principiantes se pierdan. Ambas versiones también ofrecen una prueba gratuita de 30 días. La otra ventaja obvia de estos paquetes es que puedes exportar tu trabajo en progreso como una fuente.

Una opción gratuita es BirdFont. BirdFont es un completo editor de fuentes multiplataforma, de código abierto y gratuito que te permite crear tus propias fuentes mediante gráficos vectoriales y exportar a TTF, EOT y SVG. Además, permite importar, copiar y pegar imágenes vectoriales en formato SVG.

 

8. Dibuja algunas letras

En muchos cursos y tutoriales recomiendan usar Glyphs. La interfaz es buena y hay videos útiles en línea para su uso, pero como cualquier software, toma un poco de tiempo familiarizarse con él.

Una vez que hayas importado tu imagen, la interfaz de dibujo es bastante similar a Illustrator CC, sin embargo, encontraras que el control de los puntos de curva de Bézier y los manejos son mucho más precisos en Glyphs. Para un mayor control de tu diseño de fuente, donde sea posible, coloca tus puntos en los extremos de las curvas de forma de letra (arriba, abajo, izquierda, derecha).

 

9. Pasar al modo de visualización de texto

Una vez que hayas dibujado algunas letras, puedes comenzar a escribir palabras usando el modo de visualización de texto. Una de las principales ventajas de Glyphs es que puede editar tus formas en la misma vista de texto para comenzar a armonizar los caracteres en palabras.

Luego, puedes comenzar a hacer ajustes en el espaciado de letras, observar el ritmo de los contadores y refinar las proporciones generales, como la altura x, el peso y el ancho de tu tipo de letra.

 

10. Prueba con algunas palabras

Como cita a menudo el diseñador tipográfico Matthew Carter: "La tipografía es un hermoso grupo de letras, no un grupo de letras hermosas". Con esto en mente, intenta comenzar a mirar tu diseño desde un nivel de línea y párrafo lo antes posible.

Crea un documento simple en InDesign CC con marcos de texto y pega algunas palabras en ellos. Configura cada marco de texto con un tamaño de fuente diferente para comparar (los tamaños dependerán de para qué se utilizará tu tipo de letra). Finalmente, exporta tu tipo de letra y selecciónelo dentro de tu documento para verlo en acción.

Mientras todavía te encuentras en las primeras etapas de tu diseño, antes de que te hayas decidido por el espaciado, puedes usar la herramienta de interletraje incorporada en InDesign para espaciar ópticamente tus letras, tal vez con un seguimiento adicional, para una impresión rápida y en sucio. 

Cuando estés satisfecho, exporta tu tipo de letra y selecciónalo dentro de tu documento para verlo en acción.

 

11. Estudia otros tipos de letra

Para crear un tipo de letra creíble, debes estudiar otros buenos ejemplos. Mirarlos de manera crítica, desde una perspectiva contextual o histórica, te ayudará a comprender por qué ciertas opciones de diseño en estos y en tu propio tipo de letra tienen un efecto particular. 

Observa cómo el sistema de formas trabaja en conjunto de manera consistente mientras se forja una identidad. 

Un consejo útil, es que mires tanto los tipos de letra que tienen un estilo similar al tuyo, como los tipos de letra de texto que generalmente se recomiendan como buenos ejemplos.

 

12. Redúcela

Es importante revisar tu tipo de letra en diferentes tamaños en tu documento de prueba. Dependiendo de tu brief, la legibilidad puede ser crítica en tamaños más pequeños, o puede que te preocupe cómo se lee el texto en una pantalla a corta distancia.

Un cambio de escala puede resultar problemático. Observar cómo se comportan las formas en una variedad de tamaños y aprender qué decisiones de diseño las afectan, requiere práctica.

 

13. Imprímela en papel

Imprimir tu progreso y verlo fuera de los límites de los píxeles y la retroiluminación te ayudará a verlo desde una perspectiva diferente. Para muchos, parece mucho más fácil detectar problemas con caracteres deformados, el ritmo de los contadores, la modulación de los trazos, etc., cuando se imprimen y se fijan a la pared.

También es más fácil hacer notas y bocetos para ajustar. Otro beneficio de la impresión es que al realizar miles de microajustes durante un período de desarrollo prolongado, una impresión puede ayudar a realizar un seguimiento de tu progreso para que puedas ver qué tan lejos has llegado.

 

14. Agrega caracteres especiales

Tu tipo de letra puede comprender un conjunto limitado de caracteres porque es para un proyecto en particular, uso personal o si es un diseño muy decorativo. Sin embargo, si tu objetivo es que lo utilicen otros diseñadores, para una variedad de proyectos, entonces debes ser flexible y tener un conjunto de caracteres amplio. Esto generalmente incluiría mayúsculas pequeñas, signos diacríticos (acentos), una selección de números, ligaduras y más.

 

15. Explora diferentes estilos, pesos y anchos

Cuando un diseñador elige un tipo de letra en particular, es probable que necesite una paleta de opciones para diseñar. ¿Tu tipo de letra tiene una verdadera cursiva, no solo una romana inclinada? ¿Tu tipo de letra se adaptaría a una versión condensada? Esto se remonta a tu brief y tipos de uso para tu tipo de letra.

 

16. Considera un uso universal

Entonces ha creado algo de lo que estás bastante orgulloso. ¿Empezaste con una tipografía latina? ¿Qué pasa con los 250 millones de lectores de cirílico en Europa del Este y Asia central? ¿O los 220 millones de lectores de Devanagari en India y Nepal?

Existe un mercado creciente para los tipos de letra no latinos y, lamentablemente, algunos scripts están desatendidos. Una pregunta común que también te debes hacer es: ¿Puede un no hablante diseñar un buen texto para un idioma que no lee? La respuesta es rotundamente sí. 

Se necesita mucha investigación, aprender sobre la historia y la cultura de un texto, conocer a hablantes nativos y explorar ejemplos históricos, pero una gran cantidad de tipos de letra excelentes se han diseñado de esta manera a lo largo de la historia.

p>

 

17. Ponla a prueba

Una vez que hayas creado algo con lo que estés satisfecho, querrás comenzar a ver cómo se desempeña en una variedad de tareas adecuadas de el brief original. Intenta usar tu fuente en algunos proyectos de diseño anteriores, reemplazando el tipo de letra original. 

Crea un proyecto específico para ponerla bajo la lupa, o quizás pídele a un amigo diseñador que la pruebe y te dé algunos comentarios.

 

¿Te sientes inspirado para impulsar tus habilidades aún más? Da un vistazo a estos cursos en línea de tipografía:

Creación de tu propia tipografía

Aprende a diseñar fuentes tipográficas para crear proyectos gráficos con personalidad.

IR AL CURSO

 

Tipografía: Construye tu palabra

Diseña una fuente tipográfica con la técnica del doble lápiz.

IR AL CURSO

 


¿Te ha gustado lo que has leído?
Comenta y compártelo con tus amigos
Te Puede Interesar:


BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates