La proporción áurea, una supuesta invención griega, puede tener un origen africano

La proporción áurea, un sello distintivo del diseño suizo y la base de todo, desde la fuente Helvética hasta la meticulosa arquitectura de Le Corbusier, puede haber sido importada de África.

El diseño sigue siendo una profesión mayoritariamente gente blanca, con personas de raza negra todavía muy subrepresentados, lo que representa solo el 3% de la industria del diseño, según una encuesta de 2019.

Este dilema no es nuevo. Durante décadas, la “blancura” en este campo ha sido reconocida como un problema y se estaba discutiendo abiertamente ya a fines de la década de 1980, cuando los pocos estudiantes de raza negra de diseño gráfico que se preparaban para ingresar a la profesión hablaron de sentirse aislados y sin timón.

Parte de la falta de representación podría haber tenido que ver con el hecho de que los principios de diseño predominantes parecían ceñirse estrechamente a las tradiciones occidentales, con supuestos orígenes en la antigua Grecia y las escuelas de Alemania, Rusia y Holanda, consideradas modelos en este campo. Así que una "estética negra" parece estar completamente ausente.

Pero, ¿qué pasa si una estética exclusivamente africana ha estado profundamente arraigada en el diseño occidental desde el principio?

A través de la colaboración de Audrey G. Bennett en la investigación con el erudito en diseño Ron Eglash, autor de African Fractals: Modern Computing and Indigenous Design, descubrió que el estilo de diseño que sustenta gran parte de la profesión del diseño gráfico actual, la tradición del diseño suizo que utiliza la proporción áurea, puede tener raíces en la cultura africana.

 

La proporción áurea

La proporción áurea se refiere a la expresión matemática de "1: phi", donde phi es un número irracional, aproximadamente 1.618.

Visualmente, esta proporción se puede representar como el "rectángulo áureo", con la proporción del lado a al lado b igual que la proporción de los lados “a + b” a “a”.

El rectángulo dorado. Si divide a por  a + b por a, obtiene phi, que es aproximadamente 1,618.

 

Crea un cuadrado en un lado del rectángulo áureo y el espacio restante formará otro rectángulo áureo. Repite ese proceso en cada nuevo rectángulo áureo, subdividiendo en la misma dirección, y obtendrás una espiral áurea, posiblemente la representación más popular y reconocible de la proporción áurea.

Esta proporción se llama también "dorada" o "divina" porque es visualmente agradable, y algunos estudiosos argumentan que el ojo humano puede interpretar más fácilmente las imágenes que la incorporan.

Por estas razones, verás la proporción áurea, el rectángulo y la espiral incorporados en el diseño de los espacios públicos y emulados en las obras de arte en las salas de los museos y colgadas en las paredes de las galerías. También se refleja en la naturaleza, la arquitectura y el diseño, y forma un componente clave del diseño suizo moderno.

El estilo de diseño suizo surgió en el siglo XX a partir de una fusión de la estética rusa, holandesa y alemana. Ha sido llamado uno de los movimientos más importantes en la historia del diseño gráfico y sentó las bases para el surgimiento del diseño gráfico modernista en América del Norte.

La fuente Helvetica, que se originó en Suiza, y las composiciones gráficas suizas, desde anuncios hasta portadas de libros, páginas web y carteles, a menudo se organizan según el rectángulo dorado. El arquitecto suizo Le Corbusier centró su filosofía de diseño en la proporción áurea, que describió como "[resonante] en el hombre por una inevitabilidad orgánica".

Un anuncio de Swiss Air del diseñador gráfico Josef Müller-Brockmann incorpora la proporción áurea.

 

Orígenes griegos desacreditados

Los estudiosos del diseño gráfico —representados en particular por el erudito en arquitectura, el griego Marcus Vitruvius Pollio— han tendido a atribuir el mérito a la cultura griega primitiva por incorporar el rectángulo áureo en el diseño. Señalarán al Partenón como un ejemplo notable de un edificio que implementó la proporción en su construcción.

Pero las medidas empíricas no apoyan las supuestas proporciones áureas del Partenón, ya que su proporción real es 4:9, dos números enteros. Como se ha señalado, los griegos, en particular el matemático Euclides, conocían la proporción áurea, pero se mencionó solo en el contexto de la relación entre dos líneas. Ninguna fuente griega menciona un rectángulo dorado.

De hecho, los escritos griegos antiguos sobre arquitectura casi siempre enfatizan la importancia de las proporciones de números enteros, no la proporción áurea. Para los griegos, las proporciones de números enteros representaban conceptos platónicos de perfección, por lo que es mucho más probable que el Partenón se construyera de acuerdo con estos ideales.

 

La espiral áurea en áfrica

Si no fue de los antiguos griegos, ¿de dónde se originó el rectángulo áureo?

En África, las prácticas de diseño tienden a centrarse en el crecimiento de abajo hacia arriba y en formas orgánicas fractales. Se crean en una especie de circuito de retroalimentación, lo que los científicos en computación llaman "Recursion". Comienza con una forma básica y luego la divide en versiones más pequeñas de sí misma, de modo que las subdivisiones queden incrustadas en la forma original. Lo que emerge se llama un patrón "auto-similar", porque el todo se puede encontrar en las partes.

El palacio del jefe en Logone-Birni, Camerún.

 

Considera el palacio del jefe en Logone-Birni, Camerún. Sus habitaciones están distribuidas mediante una cuadrícula fractal caracterizada por la repetición de formas similares a escalas cada vez menores. Como señala Ron Eglash en African Fractals, el camino que tomaría un visitante del palacio para navegar por el espacio se aproxima a una espiral dorada.

La construcción recursiva del palacio, desde pequeños rectángulos hasta rectángulos cada vez más grandes, se presta naturalmente a la construcción del rectángulo dorado para la forma general, aunque la combinación a lo largo de cualquier pared está lejos de ser perfecta.

Este método de arquitectura de crecimiento orgánico es típico de los diseños de edificios en África; de hecho, muchos de sus patrones de diseño incluyen esta escala orgánica, probablemente porque se vincula con conceptos de fecundidad, fertilidad y parentesco generacional que son comunes en el arte y la cultura africana.

El erudito y espiritualista Kwame Adapa muestra una prenda tejida en tela Kente de Ghana. Las franjas negras están sobre un fondo blanco, con filas formadas de la siguiente manera: uno, uno, dos, tres, cinco, lo que ahora llamamos la secuencia de Fibonacci, de la cual se puede derivar la proporción áurea.

Una secuencia de Fibonacci tejida en tela Kente de Ghana.

 

¿Fibonacci llevo la proporción áurea a Europa?

Robert Bringhurst, autor de la obra canónica The Elements of Typographic Style, insinúa sutilmente los orígenes africanos de la proporción áurea:

Si buscamos una aproximación numérica a esta relación, 1: phi, la encontraremos en algo llamado serie de Fibonacci, que lleva el nombre del matemático del siglo XIII Leonardo Fibonacci. Aunque murió dos siglos antes que Gutenberg, Fibonacci es importante en la historia de la tipografía europea y de las matemáticas. Nació en Pisa pero estudió en el norte de África.

Estos patrones de escala se pueden ver en el diseño del antiguo Egipto, y la evidencia arqueológica muestra que las influencias culturales africanas viajaron por el río Nilo. Por ejemplo, el egiptólogo Alexander Badawy encontró el uso de la serie Fibonacci en el diseño del Templo de Karnak. Está organizado de la misma manera que crecen las aldeas africanas: comenzando con un altar sagrado o “forma de semilla” antes de acumular espacios más grandes que giran en espiral hacia afuera.

Dado que Fibonacci viajó específicamente al norte de África para aprender matemáticas, no es descabellado especular que Fibonacci llevo a Europa la secuencia desde el norte de África. Su primera aparición en Europa no es en la antigua Grecia, sino en Liber Abaci, el libro de matemáticas de Fibonacci publicado en Italia en 1202.

 

¿Por qué importa todo esto?

Bueno, en muchos sentidos, no lo es tanto. Nos preocupamos por "quién fue el primero" sólo porque vivimos en un sistema obsesionado por encontrar siempre un ganador o primer lugar, algo que se aplica con los dueños de la propiedad intelectual y que la historia debería recordar o tomar en cuenta cuando se descubre que hubo alguien antes. 

Sin embargo, dado que muchos se esfuerzan por vivir en un mundo justo, equitativo y pacífico, es importante restaurar un sentido más multicultural de la historia intelectual, particularmente dentro del canon del diseño gráfico. Y una vez que los estudiantes de raza negra de diseño gráfico vean las influencias de sus predecesores, tal vez se sientan inspirados y motivados de nuevo para recuperar esa historia y continuar construyendo sobre su legado.

 

Audrey G. Bennett es directora de programas y profesora en la Escuela de Arte y Diseño de Stamps, Universidad de Michigan. Este artículo se ha traducido del original publicado en The Conversation con una licencia de Creative Commons. 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

 


¿Te ha gustado lo que has leído?
Comenta y compártelo con tus amigos
Te Puede Interesar:


BIGtheme.net Joomla 3.3 Templates