Los mejores ejemplos de "mal diseño gráfico" que debes conocer y evitar

El diseño es una herramienta poderosa, pero como cualquier herramienta, puede provocar accidentes imprevistos si se utiliza mal. Checa nuestra guía para conocer los errores de diseño más comunes.

En realidad, todos conocemos la única definición verdadera de mal diseño gráfico: es aquel que ha sido creado por otra persona que no eres tú. Para ayudarte a mantener esta afirmación correcta, hemos preparado una guía completa sobre las fallas de diseño. Después de revisar nuestra selección de malos ejemplos de diseño gráfico, podrás detectar y evitar muchos errores comunes en tus creaciones. Mira, ríe, aprende. 

Bromas aparte, el diseño gráfico es la práctica de proyectar ideas y experiencias con contenido visual y textual. El objetivo es transmitir un mensaje o idea particular de una manera que sea efectiva y estéticamente agradable. Utilizamos el término "práctica" intencionalmente porque la palabra "arte" a menudo confunde a los diseñadores gráficos novatos y les hace pensar que el trabajo de un diseñador se trata únicamente de expresión estética y artística. Este malentendido a menudo se convierte en la raíz de los fracasos épicos del diseño.

El diseño gráfico suele tener un objetivo específico, ya sea vender, informar, entretener o evocar una emoción. Utiliza texto e imágenes para comunicar un mensaje y aprovechar a la audiencia. Lo importante: el público objetivo. El diseño gráfico a menudo adapta su trabajo para comunicarse de manera efectiva con un grupo específico de personas. Por lo tanto, un buen diseño gráfico transmite el mensaje de la mejor manera posible, mientras que el malo no.

Esto puede manifestarse de numerosas maneras. En esencia, un diseño gráfico deficiente no sirve a su público objetivo ni logra su objetivo, pero con solo un poco de comprensión los diseñadores gráficos pueden solucionar este problema. Todos estamos de acuerdo en que el diseño es subjetivo, pero existen ciertos indicadores universales de un diseño inferior. Echemos un vistazo más de cerca a los errores de diseño comunes y ejemplos de mal diseño gráfico, para que no los cometas en tus propios proyectos.

 

Errores clave en el diseño gráfico

1. Falta de una jerarquía clara

En la compleja danza de elementos de diseño sobre un lienzo, la jerarquía visual desempeña el papel de coreógrafo, guiando la mirada del espectador con propósito e intención. En esencia, la jerarquía consiste en organizar la información de una manera que transmita importancia, secuencia e interrelación, garantizando una experiencia de usuario fluida. Una jerarquía visual bien implementada lleva al espectador a través de un viaje sin problemas, desde el elemento más dominante, a menudo el mensaje principal o punto focal, hasta los detalles subsidiarios más matizados. Es un delicado equilibrio de tamaño, color, contraste, espaciado y ubicación que ayuda a sintetizar mensajes complejos en imágenes digeribles. Sin embargo, los errores al establecer una jerarquía visual clara pueden confundir, desorientar o incluso repeler a los espectadores. Los signos de una jerarquía deficiente son evidentes incluso para quienes no son diseñadores, pero a menudo se pasan por alto:

Igual peso visual para todos los elementos

Si todo en el lienzo pide a gritos atención, nada destaca. Cuando cada elemento (desde el título principal hasta la más pequeña nota de pie) tiene el mismo peso visual, el diseño se convierte en una cacofonía de palabras e imágenes donde el mensaje principal se pierde. Bombardear a los espectadores con información excesiva es contraproducente: nadie la captará. Simplemente visita cualquier sitio web de noticias para experimentar esto; intenta navegar a través de todos los videos de reproducción automática, anuncios y artículos patrocinados para encontrar alguna noticia en específico... un caos.

Cuando cada letra literalmente pide atención.

Lo único que expresa este anuncio es locura.

 

Punto Focal Faltante

Cada diseño debe tener una estrella del norte, un punto focal que llame la atención de inmediato. Sin esto, la mirada del espectador vaga sin rumbo, lo que dificulta transmitir el mensaje principal o evocar la emoción deseada. Uno de los errores comunes es cuando todo parece tener el mismo peso, lo que deja a los espectadores sin saber dónde mirar primero. Se le puede llamar un fracaso en el diseño gráfico siempre que interrumpa el flujo, proporcione una experiencia de usuario insatisfactoria y, finalmente, termine con la confusión del espectador en lugar de su comprensión. Para remediar esto, es mejor agregar más bloques de contenido de equilibrio de espacios en blanco. 

¿Qué captas al ver este banner? Quizás solo una foto, porque así está conectando con nuestro cerebro. 

 

Descuidar el espaciado y la agrupación claros

Los elementos relacionados entre sí, cuando están demasiado separados o de manera desigual, pueden interrumpir el flujo y confundir a los espectadores. Los diseños complejos y sofisticados con múltiples columnas, cuadros y secciones pueden desorientar a los lectores, dejándolos adivinando y entrecerrando los ojos de qué se trata. Por supuesto, por parte de un diseñador profesional, este paso en falso puede usarse como herramienta de diseño, pero se necesita mucho ensayo y error (y a veces incluso fallas en el diseño épico) para equilibrar la legibilidad y el arte, así que tenga cuidado. 

Seguro que con un menú así, se lleva mucho tiempo hacer un pedido.

Para evitar estos obstáculos, sólo necesitas un poco de comprensión y mucha planificación: 

  1. Define el mensaje principal, la información secundaria y cualquier detalle terciario.
  2. Primero dibuja o diseña tu proyecto, lo que te permitirá visualizar la jerarquía antes de sumergirte en los detalles más finos.
  3. Utiliza generosamente el espacio en blanco para dar a los elementos espacio para respirar.
  4. Retrocede periódicamente y evalúa el diseño a distancia o solicita comentarios para garantizar que el flujo visual sea lógico e intuitivo.
  5. Recuerda, el objetivo de la jerarquía visual no es sólo estético; es para garantizar que el diseño comunique de manera efectiva y brinde una experiencia satisfactoria para el espectador.

 

2. Malas elecciones de color

Los colores son la sinfonía del diseño visual, crean ambiente, evocan emociones y marcan el tono de cualquier pieza. Se comunican incluso antes que las formas, palabras o imágenes, así es como funciona el cerebro humano. Los estudios demuestran que en el momento en que experimentas el color, te afecta instantáneamente sin que te des cuenta. Es una herramienta poderosa, pero al igual que una nota discordante en una canción, una combinación de colores deficiente puede descarrilar rápidamente incluso los diseños mejor intencionados. Por lo tanto, para crear un proyecto realmente impactante, elije sabiamente el espectro utilizado. 

Ignorar la psicología del color

Cada color evoca una emoción o una reacción. El rojo puede significar urgencia o pasión, mientras que el azul puede transmitir confianza y calma. En la mayoría de las situaciones, el verde indica "sí" y el rojo indica "no". Usar el color incorrecto para un mensaje mientras se siguen las tendencias de color puede confundir al espectador o incluso transmitir exactamente lo contrario de la emoción deseada. Esto es muy importante en el diseño de logotipos, donde la elección cuidadosa de la combinación de colores es una parte esencial. 

Este cartel arruino la combinación de colores. Un buen diseñador siempre considera que la información de la imagen se absorbe más rápido que las palabras.

 

Complicar demasiado la paleta de colores

La simplicidad muchas veces triunfa sobre la complejidad. Usar demasiados colores puede abrumar al espectador y diluir la identidad de la marca. En general, es aconsejable que los diseñadores gráficos se ciñan a una paleta primaria de 2 o 3 colores principales, complementados con algunos colores secundarios o de acento. 

Muchos sitios web cometen este error común: fondos vívidos mezclados con fuentes diminutas y extravagantes. 

 

Ignorando la accesibilidad

Es fundamental garantizar que los diseños sean accesibles para todos, incluidos aquellos con daltonismo o discapacidad visual. La falta de contraste es el error de accesibilidad más frecuente. El texto gris claro sobre un fondo blanco puede parecer elegante y moderno, pero si es demasiado claro, su mensaje se perderá. 

Se necesita mucho esfuerzo para leer letras doradas sobre un fondo rojo. 

¿Por qué me perdí los colores contrastantes? Porque cuando se usa con cuidado puede convertirse en una excelente opción de diseño en algunos casos. Hubo un tiempo en el que era una de las tendencias de color. No es "no-no", es simplemente "asegúrate de por qué estás haciendo esto" y, como siempre, la comunicación es lo primero. 

Esto solo causa fatiga visual y no comunica mensaje alguno.

Para evitar estos coloridos escollos, aquí tienes algunos buenos consejos de diseño: 

  1. Comienza siempre con una comprensión clara de los objetivos del proyecto y las necesidades de la audiencia.
  2. Asegúrate de que los colores elegidos se alineen con el mensaje o estado de ánimo que desea comunicar.
  3. Cíñete a una paleta de colores primarios limitada, preferiblemente 2 o 3 colores.
  4. Emplea herramientas como ruedas de color, fichas de contraste y software de diseño gráfico que puedan sugerir paletas armoniosas.
  5. Busca comentarios con regularidad y no dudes en repetirlos y ajustarlos.
  6. Prioriza la legibilidad, recuerda, los colores no son sólo decorativos; son comunicativos.

 

3. Mal uso de fuentes y estilos

La tipografía es la voz del diseño. Dice mucho, no sólo en palabras, sino también en estilo, tono y contexto. Las fuentes pueden ser tan evocadoras como las imágenes, pero su mal uso puede significar un desastre. Más allá de la estética, las fuentes mal elegidas pueden alienar o confundir a la audiencia, haciendo que el contenido sea inaccesible o tergiversando el tono deseado. Los diseñadores debemos equilibrar forma y función, asegurándonos de que nuestras elecciones tipográficas mejoren, en lugar de obstaculizar, el objetivo comunicativo general. 

Sobrecarga de estilos

En el vasto mar de fuentes disponibles, es tentador utilizar varios tipos de letra, pensando que añade estilo. Sin embargo, usar demasiados puede hacer que un diseño parezca desarticulado y poco profesional. Puede resultar en una sensación de inconsistencia en el diseño. No muchos espectadores (ni creadores) pueden entender la idea artística de por qué esta página exacta necesita 8 estilos diferentes y qué representan. Simplemente dirán que es un caos. 

Contamos 9 estilos de tipografía diferentes en este anuncio. Solo por el espacio en blanco, es legible.

 

Sacrificar la legibilidad

Las fuentes decorativas tienen su lugar, pero abusar de ellas o usarlas en el contexto equivocado puede comprometer la legibilidad. Es fundamental garantizar que el texto permanezca claro y legible, especialmente en las áreas de contenido principal. Además, un buen kerning (espacio entre caracteres) e interlineado (espacio entre líneas) pueden afectar en gran medida la legibilidad y la estética. Recuerda, el diseño es una comunicación. 

E

¿Es elegante? Sí. ¿Es legible? ¡por supuesto que no!

 

Olvidar el contexto

Un tipo de letra divertido y caprichoso puede parecer inapropiado en un contexto solemne, del mismo modo que una serif formal puede parecer fuera de lugar en el cartel de un evento infantil. Considera siempre el mensaje y la audiencia al elegir la fuente adecuada. Además, ten en cuenta que algunas fuentes lucen fantásticas por sí solas, pero discordantes cuando se combinan. Las investigaciones y las herramientas dedicadas a la combinación de fuentes pueden guiar en la elección de tipos de letra que se mejoren entre sí. 

El objetivo principal de este empaque es dar información y posicionamiento de marketing. Pero entre tanta letra, se pierde el contexto.

Para navegar eficazmente por las complejidades de la tipografía, debes comenzar con el fin en mente: ¿Quién es tu audiencia? ¿Cuál es tu mensaje? Herramientas como libros de tipografía, guías de emparejamiento de fuentes, calculadoras de escala tipográfica y software de diseño gráfico con ajustes de kerning e interlineado integrados pueden ser invaluables. 

Para no fallar con los estilos, utiliza la regla general: limítate a 2 o 3 tipos de letra que se complementen entre sí, tal vez uno para los títulos y otro para el cuerpo del texto. Mantenlo simple y elegante. Y, como siempre, busca comentarios y sigue perfeccionando. La tipografía, cuando se hace correctamente, puede elevar un diseño de ordinario a extraordinario, así que bríndale la atención y el respeto que merece.

 

4. Falta de alineación y coherencia

La alineación y la coherencia en el diseño gráfico son similares a los golpes rítmicos que dan cadencia a una pieza musical. Proporcionan estructura, crean equilibrio y marcan el tono de una narrativa visual coherente. Garantizar la alineación y mantener la coherencia no sólo embellece un diseño, sino que también aclara el mensaje, haciendo que tu trabajo sea agradable y útil. 

Colocación aleatoria de elementos

Uno de los errores más notables es colocar elementos al azar. Sin una alineación adecuada, los diseños pueden parecer desorganizados e inconexos, lo que dificulta que el espectador navegue o absorba el contenido. Incluso mezclar tipos de alineación sin un propósito fuerte no es bienvenido; intentar ceñirse a la alineación del lado izquierdo por ser más fácil de usar. Otro error común es el espaciado inconsistente alrededor de los elementos o los bordes. Para garantizar una apariencia equilibrada y armoniosa es fundamental mantenerlos uniformes. 

Quizás exista un mensaje codificado en estos diseños. ¿Lo encuentras?

 

Falta de repetición

Repetir ciertos elementos o estilos de diseño puede crear una sensación de unidad y coherencia. Usar los mismos colores, fuentes o estilos para elementos o secciones similares mejora la experiencia del usuario y eleva todo el proyecto. Si bien la introducción aleatoria de nuevos estilos o elementos puede hacer que el diseño parezca fragmentado y poco confiable. La coherencia en el estilo no sólo distingue el trabajo de un buen diseñador, sino que también refuerza el reconocimiento de la marca para la que trabaja. Por eso muchas empresas tienen su propio libro de marca. 

Con una falta tan obvia de repetición, este diseño grita "diseñador aficionado".

A continuación, se ofrecen algunos consejos de diseño sobre cómo mantener la alineación y la coherencia en tus propios proyectos: 

  1. Comienza por definir tus limitaciones: establece pautas de estilo desde el principio, determina las fuentes, los colores y otros elementos de diseño que puedes y no puedes usar.
  2. Usa sistemas de retícula disponibles en la mayoría del software de diseño. Al dictar el ritmo y el flujo del contenido, las retículas fomentan la coherencia, mejorando la legibilidad y la experiencia general del usuario.
  3. Revisa tu trabajo periódicamente, comprobando alineaciones, márgenes y estilos. Alejar y ver el diseño como una miniatura también puede ayudar a detectar desalineaciones o inconsistencias.
  4. Recuerda siempre que el diseño se trata tanto del espacio en blanco entre los elementos como de los elementos mismos.

 

5. Ignorar la audiencia y el contexto

Para llamarse diseñador profesional, crear un trabajo visualmente impresionante es sólo la mitad de la batalla. ¿Cuál es la otra mitad? Garantizar que el diseño se dirija eficazmente a un público objetivo y se adapte a su contexto como un guante. Cuando los diseñadores no consideran con quién están hablando y dónde se verá su diseño, corren el riesgo de crear un trabajo que, aunque hermoso, podría ser ineficaz o incluso contraproducente. No seas uno de esos malos diseñadores. 

Ignorando especificaciones medias

Cada plataforma, ya sea impresa, web o espacio publicitario digital, tiene sus especificaciones y requisitos únicos. Es posible que un diseño que se vea impresionante en la pantalla de una computadora de escritorio no se traduzca bien en las dimensiones de un dispositivo móvil o una valla publicitaria. Además de las especificaciones técnicas, los diferentes medios tienen diferentes audiencias. Por eso es fundamental tener en cuenta dónde se colocará tu trabajo y quién lo verá. 

El mal uso y colocación de la tipografía hace casi incompresible las letras de las canciones de este cd.

 

Mensajes desalineados

Uno de los signos más evidentes de descuidar a la audiencia y el contexto es cuando el mensaje del diseño parece fuera de lugar. Tomemos como ejemplo la fuente Comic Sans. Este tipo de letra es bastante bueno para la dislexia, pero el bagaje emocional y el destello de meme convierten instantáneamente todo lo relacionado con esta fuente en una broma. Así como los diseños destinados a públicos diversos siempre deben considerar las sensibilidades culturales. 

No, no es la camioneta de una banda gótica. Es la de un electricista.

 

Para sortear estos desafíos, la solución comienza mucho antes de la fase de diseño real: en la investigación y la planificación, lo que constituye una buena práctica de diseño. Comprender las preferencias, hábitos y necesidades del público objetivo. Familiarícese con las plataformas o medios en los que aparecerá el diseño.

Y siempre, siempre diseña con empatía: ponte en el lugar del espectador final y pregúntale si el diseño le parece relevante, resonante y apropiado. Al anclar tu proceso de diseño en el contexto y las consideraciones de la audiencia, no solo hace que tu trabajo sea visualmente cautivador sino también contextualmente poderoso e impactante. 

 

6. Sobrediseño y excesiva complicación

En nuestra búsqueda de originalidad e impacto, los diseñadores a menudo transitamos el camino entre la expresión artística y el exceso abrumador. El sobrediseño, o el acto de agregar elementos y complejidades innecesarios a una pieza, puede eclipsar el mensaje, confundir al espectador y restar valor al propósito central del diseño. 

Desafortunadamente, puede haber clientes que no estén familiarizados con el diseño minimalista y los principios básicos del diseño, pensando que más elementos diferentes dan como resultado más estilo; de lo contrario, desperdiciaron dinero en un mal diseñador gráfico. Bueno, en este caso es nuestro deber educarlos y no dejar que ocurran los siguientes errores.

Mensaje confuso

A estas alturas, supongo, habrás aprendido profundamente que, en esencia, el diseño comunica. Por lo tanto, es mejor buscar primero la claridad. Un diseño bien compuesto dirige estratégicamente la atención del espectador. Si los espectadores se pierden en una gran cantidad de elementos y tienen dificultades para discernir el mensaje principal, es una señal de que el diseño puede ser demasiado complicado. O puede haber otro ejemplo para este caso, cuando en la búsqueda del arte el diseñador ignora por completo el principio de “claridad – primero” y eventualmente toma malas decisiones de diseño que conducen a una catástrofe en el diseño. 

Te ayudamos, dice: "Style in Language". Estilo en lenguaje, pero poco en el diseño de portada de libros.

 

Lienzo cruzado

El espacio en blanco, o espacio negativo, es el mejor amigo de un diseñador. Ofrece espacio para respirar, enfatiza lo que es realmente importante y equilibra los bloques de contenido. Una pieza demasiado diseñada a menudo se siente apretada, con cada centímetro lleno. Los gráficos y otros elementos de diseño deben tener un propósito, ya sea ayudar en la comunicación o mejorar la estética. Si eliminar un elemento no afecta el mensaje o el equilibrio del diseño, podría resultar superfluo. 

El diseñador puso todo lo relacionado a el Señor de los Anillos en el diseño. Tendría más estilo con menos elementos en el lienzo.

La clave para evitar el diseño excesivo reside en adoptar el principio de "menos es más". Comienza con una comprensión clara del objetivo y mensaje central del diseño. Mientras elabora, retrocede periódicamente y evalúa: ¿cada elemento mejora y cumple el propósito? Mantente dispuesto a editar sin piedad y prioriza siempre la claridad y la comunicación efectiva. Buscar comentarios de pares o miembros del público objetivo también puede ofrecer información valiosa. Recuerda, el verdadero dominio del diseño no se trata sólo de saber qué agregar, sino también de reconocer qué omitir. 

 

Cómo evitar errores de diseño

Vale la pena señalar que, si bien ciertos aspectos del diseño pueden ser subjetivos, existen estándares y mejores prácticas ampliamente reconocidos en el campo que ayudan a distinguir el buen diseño del malo. En el corazón de cada diseño convincente se encuentran principios fundamentales que garantizan un resultado claro, cohesivo y comunicativo. Por eso, siempre es mejor comenzar con lo básico como el contraste, la repetición, la alineación, la proximidad, el equilibrio, la jerarquía y el uso estratégico del espacio en blanco.

Al adoptar estos principios, los diseñadores gráficos no solo mejoran la estética, sino que también garantizan que sus diseños se comuniquen de manera efectiva y resuenen con su público objetivo. Si bien ignorar estos principios fundamentales es como construir un edificio sobre terreno inestable. No importa cuán hermosos puedan ser los elementos individuales, sin estas reglas rectoras, la estructura general es susceptible al caos y la confusión.

 

Cuando el mal diseño no es tan malo

Al mismo tiempo, es importante recordar que existen estilos de diseño gráfico que imitan intencionalmente lo que muchos podrían considerar “mal diseño”, sin ser ejemplos de esto último. Estos estilos a menudo pretenden desafiar las normas convencionales o aprovechar la nostalgia. Estos son los estilos más destacados: 

Brutalismo

Inspirados en la arquitectura brutalista, el diseño gráfico y web brutalista se caracteriza por una apariencia cruda y sin pulir. Los sitios web pueden tener colores contrastantes, tipos de letra básicos y carecer de una jerarquía convencional, imitando la estética inicial de Internet. 

Hay una tendencia denominada Brutalismo web que pretende ser una respuesta a la homogeneidad y a la frivolidad del diseño web actual.

 

Antidiseño

Este estilo desafía la estética tradicional al utilizar intencionalmente elementos tradicionalmente considerados "malas" elecciones de diseño. Piensa también en fondos de neón, patrones discordantes y elementos desalineados. Las marcas, especialmente en la industria de la moda, han adoptado esto para destacar y parecer vanguardistas.

Ejemplo de antidiseño por Phunk.

 

Preguntas frecuentes

¿Qué es un mal diseño gráfico?

El mal diseño gráfico va más allá de la mera estética; es un error en la comunicación visual. A menudo debido a una falta de comprensión o respeto por los fundamentos del diseño, este tipo de trabajo puede presentarse como caótico, inconexo o simplemente inadecuado para el propósito previsto. Ignorar elementos como el público objetivo, los matices culturales o las especificaciones de la plataforma puede hacer que un diseño sea ineficaz, independientemente de la cantidad de esfuerzo invertido en él. Más allá de la estética, los diseños deficientes también pueden transmitir mensajes engañosos o confusos, lo que puede provocar una posible falta de comunicación.

 

¿Qué es un buen diseño gráfico?

Un buen diseño gráfico es una combinación armoniosa de estética y funcionalidad. No se trata sólo de crear algo visualmente agradable; se trata de garantizar que el medio visual realce el mensaje. Estos diseños se basan en una profunda comprensión de la esencia de la marca, la psique de la audiencia y los matices del medio. Un buen diseño lo dice todo sin necesidad de pronunciar una palabra. Crea conexiones, evoca emociones e impulsa acciones, todo mientras presenta una historia visual coherente y atractiva.

 

¿Cómo saber si el diseño es malo?

Si bien el gusto subjetivo influye, universalmente, los diseños que son difíciles de interpretar, que no están alineados con su audiencia o simplemente estéticamente discordantes pueden considerarse una mala elección del diseñador. Estos diseños a menudo pasan por alto elementos cruciales como la psicología del color, las reglas tipográficas o la dinámica del diseño. Pero el signo más revelador es la incapacidad de comunicar su mensaje central de manera efectiva o de resonar en su público objetivo.

 

¿Qué caracteriza a un buen diseño gráfico?

La esencia del diseño gráfico de alta calidad radica en su capacidad para fusionar a la perfección forma y función. Esto implica una aplicación estratégica de principios de diseño, asegurando que cada elemento visual, desde el color hasta la tipografía, tenga un propósito distinto. Significa diseñar pensando en el usuario final, creando elementos visuales que se adapten a sus preferencias, antecedentes culturales y necesidades. Se trata de lograr un equilibrio, garantizar que el diseño no sea ni demasiado escaso ni demasiado recargado, y que cada componente mejore el mensaje general.

 

¿Cómo se hace un mal diseño?

Muchos diseñadores saben que diseñar sin una visión o un propósito claro es un camino directo hacia resultados ineficaces. Sobrecargar imágenes, ser inconsistente en el estilo, descuidar los conceptos básicos de la tipografía y elegir combinaciones de colores inadecuadas son errores clásicos. Sin embargo, el factor que más contribuye al mal diseño es la falta de empatía y comprensión hacia el usuario final. Ignorar los comentarios de la audiencia, descuidar las pruebas de los usuarios o diseñar en el vacío, aislado del contexto del mundo real, a menudo produce resultados cuestionables.

 

¿Qué caracteriza a un buen logotipo?

El sello distintivo de un buen logotipo es su memorabilidad y adaptabilidad. Encapsula la esencia de una marca en una forma simple y fácilmente reconocible y sigue siendo eficaz en varios medios y tamaños. Debe resonar en la audiencia principal de la marca, reflejando los valores, el espíritu y la posición en el mercado de la marca. Un buen logotipo resiste la prueba del tiempo y sigue siendo relevante y eficaz incluso cuando las tendencias evolucionan.

 

Te puede interesar: